Tocan a una, nos tocan a todas

Estos días se está celebrando el juicio contra los 5 miembros de “la manada”, que violaron a una chica de 18 años durante la celebración de San Fermín en 2016. En Castelldefels, la cadena Hooters abrirá un local donde se utiliza el exhibición de las mujeres como atractivo principal. El Ministerio de Sanidad pone en marcha una campaña que victimiza a las mujeres vinculando las violaciones con el consumo de alcohol. A fecha de hoy, han muerto 55 mujeres a manos de sus parejas, esto es un promedio de 5 cada mes. Hace pocos días se leía la noticia de 26 niñas refugiadas, violadas y ahogadas en el mar Mediterráneo. De todo esto nos queda pensar que hay vidas que valen poco para ser vividas, y para hacerlo con dignidad.

Estamos en el siglo XXI y las mujeres todavía somos ciudadanas de segunda. Es insólito que no se haga frente a esta situación como una cuestión política prioritaria y fundamental, ante la que todos los esfuerzos serán pocos mientras todavía haya mujeres desprotegidas y hombres que se consideren con el derecho de maltratarnos, o de utilizarnos como meros objetos.

La filosofía de la cadena Hooters contribuye a esta identidad masculina, a este rol dominante ya que uno de los mecanismos por el que se rebaja a las mujeres es a través de la cosificación, donde el cuerpo de la mujer se muestra y trata como un mero objeto que ha de ser explotado y expuesto. Y donde la administración local nos encontramos esposados, sin poder hacer nada, sin ninguna ley que nos impida actuar ante estos hechos. Nos queda manifestarnos como hicimos en el pleno de septiembre donde aprobamos una moción de rechazo al trato que se hace de las mujeres en esta cadena de locales de restauración con los votos a favor de PSC, Movem, ERC, CSPOT y CiU , el voto en contra de Ciudadanos y la abstención del PP- y salir a la calle a apoyar todas las movilizaciones ciudadanas que haya en este sentido, defendiendo nuestro derecho inalienable de ser propietarias de nuestra vida y de nuestro cuerpo, en la misma medida que lo son los hombres.

Mañana será el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres. Las instituciones y la sociedad tenemos la responsabilidad de frenar esta visión y de fomentar que las mujeres seamos consideradas ciudadanas de pleno derecho. En Castelldefels, como cada año, el Ayuntamiento hemos organizado las XV Jornadas para conmemorar este día. Este año tenían como lema “Sólo si digo sí, es sí” y hoy hemos hecho una concentración donde también han participado los estudiantes del IES Las Marinas representando “Diario de una mochila”, un relato para explicar qué es y qué significa para una mujer ser víctima de esta violencia.

Hemos superado muchos obstáculos pero aún queda mucho por hacer. El día que las denuncias por violencia de género sean anecdóticas; el día que a una víctima de violación no se le cuestione su condición de víctima; el día que no se cosifique el cuerpo de las mujeres para ganar dinero; ese día podremos considerar que somos una sociedad madura. Mientras tanto, tendremos que seguir gritando.