Sé lo que hicisteis en el último pleno (El pleno de la vivienda. Objetivo: 46 pisos)

Estos días, seguramente hayáis visto en las redes sociales alguna publicación sobre lo que pasó en el último Pleno. Os quería contar aquí un poco más al detalle lo que sucedió, ya que están circulando algunas versiones y datos que no son correctos. Empezamos.

En el último pleno (el Pleno de la Vivienda, que lo llamo yo), tuvimos dos conquistas y una derrota política. Según Ana, nuestra regidora de vivienda, realmente quien perdió fue la ciudadanía. De esta derrota se está hablando mucho (no siempre con datos correctos), así que quiero contaros bien lo que ha sucedido para que os forméis vuestra propia opinión.

En el último Pleno, conseguimos dos avances en materia de vivienda. Primero, un nuevo convenio con la entidad Habitat3, que permitirá rehabilitar 12 pisos para familias con mayores necesidades. De hecho, si tienes un piso que necesita ser rehabilitado y te gustaría ponerlo en alquiler, debes saber que desde el Ayuntamiento te podemos ayudar con una inversión de hasta 10.000€, siempre que después esa vivienda se destine a alquiler social por un mínimo de 5 años.

Y segundo, logramos una permuta que nos permitirá construir 9 viviendas dotacionales para personas mayores o con discapacidades en Vista Alegre, y que no costará ni un euro al contribuyente.

Desde 2009, el Plan Local de Vivienda de Castelldefels ya advertía del importante déficit de pisos sociales que tenemos. En 2008, ya sabíamos que en Castelldefels faltan 1.656 pisos sociales y se planteaba como objetivo para 2014 obtener 627 viviendas. En la actualidad, todavía faltan 468 viviendas para llegar a los obejtivos de 2014 (que, de hecho, están ya algo desfasados).

A todo esto, hay que sumarle que los precios del alquiler se han disparado, en un momento en el que los sueldos están prácticamente congelados, en el mejor de los casos, o son tan precarios que no permiten pagar una renta de alquiler libre. Esto ha dado lugar a una situación de emergencia habitacional, de la que creo que todos somos conscientes.

Por todas estas razones, desde Movem propusimos adquirir un inmueble situado en la calle Santiago Rusiñol con 19 viviendas, 17 parkings y un local. La oferta formal la recibimos en las últimas semanas, y daba cumplimento al encargo de la Taula del Tercer Sector.

Estos son los precios de la oferta, que incluyen los costes de rehabilitación:
• 4 pisos de 78 m2 a 198.000 € por piso
• 4 pisos de 82 m2 a 208.000 € por piso
• 3 pisos de 85 m2 a 214.000 € por piso
• 4 pisos de 88 m2 a 223.000 € por piso
• 4 pisos de 100 m2 a 252.000 € por piso

Desde Movem hemos propuesto que el Ayuntamiento compre estas viviendas para destinarlas a alquiler asequible para las personas que no puedan pagar un alquiler libre, que se ha disparado en nuestra ciudad.

Como seguramente sabéis, no hemos conseguido los votos suficientes para poder seguir con la operación. Llegamos al pleno con la esperanza de que se aprobase la moción, después de haber añadido en una enmienda todos los requisitos necesarios y haber respondido las dudas de los diferentes grupos políticos.

Ana, que como ya os he dicho es nuestra regidora d’Habitatge, lleva muchos años trabajando en este proyecto. Como sabía que muchos de los grupos municipales tenían dudas acerca de la compra, quiso presentar esta iniciativa para saber si tenía el apoyo del gobierno para seguir negociando con la SAREB.

Desde Movem siempre hemos garantizado la gobernabilidad de la ciudad. Hemos garantizado un gobierno estable que mejora la vida de la gente, pese a no estar de acuerdo con muchas de las decisiones que se han tomado. Al fin y al cabo, una cosa no tendría que ser incompatible con la otra y entendemos que de eso va la democracia.

No es la primera vez que no estamos de acuerdo con la posición mayoritaria del gobierno municipal. Ya nos pasó con el proyecto de urbanización de la Calle Pi Tort, que en Movem creemos que supone un fuerte impacto medioambiental en la zona de la Olla del Rei, y que se aprobó sin nuestro apoyo. También la retirada del carril bici de Manuel Girona contó con nuestro voto en contra. Nos abstuvimos asimismo con la urbanización del Castell, ya que no compartíamos el relato del equipo de gobierno ni la gestión comunicativa que se hizo.

Todas ellas fueron decisiones complicadas que Movem no compartía pero que no nos impiden seguir trabajando por la ciudad. Sabemos que o gobernamos nosotros, o vendrá un gobierno de la derecha que la ciudad ya ha sufrido. Se trata de llegar a acuerdos con las mayorías que hay en el consistorio y asumir que a veces nuestros proyectos no saldrán adelante.

En cualquier caso, no se nos caen los anillos al explicar esto. Creemos que lo que se vivió en el pasado Pleno es un ejercicio de transparencia, ya que sacamos el debate de los despachos y trasladamos a los vecinos un tema tan importante para Movem como es la política de vivienda.

Hemos logrado mucho, sí, y por eso estamos orgullosos del trabajo hecho este mandato, pese a no poder cumplir el 100% de nuestros objetivos. Pero también es verdad que se podría hacer más, y la frustración está ahí. Si se hubiese aprobado la compra de los pisos de Santiago Rusiñol, Castelldefels contaría con 46 viviendas públicas más para dar respuesta a la necesidad habitacional de la ciudad.

No nos rendimos. ¡Seguiremos trabajando!