Sé lo que dijisteis en el último Pleno (Sobre el acierto de fomentar la gestión pública o Más servicios por menos coste)

En la última sesión del Pleno municipal aprobamos 4 encargos a nuestras empresas municipales: Jarfels y SAC. Fue un acierto simplificar el organigrama de empresas municipales y pasar de 5 empresas (3 municipales y 2 privadas) a las 2 empresas municipales que actualmente se encargan de garantizar los servicios de limpieza viaria y recogida de residuos, de conservación y mejora los espacios verdes, de aparcamiento en zona azul (a partir de abril también en la playa) y de vivienda. Un mismo equipo directivo con visión global de la ciudad, elegido por procesos profesionales abiertos y transparentes, está dedicado a garantizar el buen funcionamiento de los servicios pero, además, la gestión pública hace que los beneficios industriales de las empresas privadas desaparezcan y, por tanto , que todos los gastos empresariales se destinen a mejorar el servicio. Y es evidente que, siendo empresas municipales, hay mucho más control para garantizar que se destinan todos los recursos invertidos en los servicios establecidos. Por lo tanto, con menor estructura y a un menor coste, garantizando las condiciones laborales de los trabajadores, los servicios son mejores.

En Castelldefels rompemos mitos. Las ideologías hegemónicas de hoy se han encargado de crear un mito según el cual es en la iniciativa privada donde se concentra la calidad y la eficiencia, la profesionalidad y el savoir faire, la creatividad y la innovación, la excelencia de un buen servicio. Dicho de otro modo, todo lo público es peor que lo privado. Revisemos los datos.

Jarfels dejará de prestar servicios a privados. No tiene sentido que una empresa municipal compita con la iniciativa privada de personas autónomas que pueden ofrecer el mismo servicio y, por tanto, suprimirlo de la cartera de Jarfels ayuda, indirectamente, a jardineros autónomos que se ganan la vida prestando este servicio a casas particulares. El encargo a Jarfels tiene un coste de 3,3 millones de euros, un 5% superior que el año pasado. Esta subida responde al incremento de personal para el mantenimiento del mobiliario urbano y la mejora del mantenimiento de la franja forestal. Jarfels también hará trabajos de mantenimiento y mejora del arbolado urbano, más poda, más flores como se ha visto hace pocos días en varios puntos de la ciudad.

Las mejoras y los beneficios son bastante evidentes en el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos que se remunicipalizó en abril de 2017. Más trabajadores, más maquinaria -más eficiente y sostenible y con la novedad de disponer de una fregadora-, más frecuencia, más dedicación a todos y cada uno de los rincones de la ciudad, más atención a la ciudadanía -con el servicio de whatsapp y el de limpieza de pintadas- son los rasgos característicos del encargo que tiene SAC para desarrollar este servicio por un importe de 5,6 millones de euros. Mientras que la oferta más económica que hizo una empresa privada durante el mandato anterior era por un importe de 6,1 millones de euros por muchos menos servicios, con 500.000 euros menos, SAC pondrá 10 máquinas barredoras en la calle (el ofertante privado habría puesto 8), las frecuencias serán sensiblemente altas (tanto en laborables como en festivos, doblando, triplicando, quintuplicando o incrementando -dependiendo de la zona de la ciudad- las que proponía la empresa con quien hacemos la comparación) y tendrá entre 93 trabajadores -en temporada baja- y 110 -en temporada alta- limpiando Castelldefels (frente a los 78 fijos que ofrecía la empresa citada).

SAC también es la empresa encargada de gestionar y explotar el estacionamiento en zona azul del casco urbano de Castelldefels, la de la playa también formará parte de este paquete a partir de abril, momento a partir del cual, este servicio proporcionará 2,7 millones de euros de ingresos al ayuntamiento de los que deberá pagar un coste de 1,7, es decir, el ayuntamiento sacará un beneficio neto de 1 millón de euros. Pero eso no es todo. El hecho de que el ayuntamiento sea el recaudador directo y le abone a SAC los servicios prestados, hace que tengamos más control público sobre el bien público.

Por último, SAC también tendrá trabajo en todo lo referente a la vivienda, a pesar de no ser una competencia municipal. Será quien gestionará los 111 inmuebles de patrimonio inmobiliario de la ciudad así como la Oficina Local de vivienda encargada de atender y asesorar a la ciudadanía en todo este ámbito (alquiler, compra, eficiencia energética, ayudas a la rehabilitación, etc. ). Quien ejecuta el servicio es una empresa municipal, es decir, pública y, por tanto, enfoca todos sus esfuerzos en mejorar la vivienda de Castelldefels tanto a determinar el nivel de envejecimiento de los 111 inmuebles como en cuanto a la intervención en problemáticas como las viviendas vacías o la presencia de cucarachas en algunos edificios.

En definitiva, sólo se trata de utilizar los recursos para prestar un buen servicio y gestionarlo de forma transparente y democrática de manera que la ciudadanía tenga mecanismos de control y de decisión reales y no quede ninguna brecha por donde malversar el dinero público.

Incorporar trabajadores en puestos de trabajo dignos, flexibilidad en la gestión, ahorro del beneficio industrial y del IVA, hacen que los servicios sean mejores y que el dinero público sean para el erario público, es decir, para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía que, al fin y al cabo, debería ser el objetivo principal de todas las administraciones.

Cuanta más gestión pública, más atención al interés general y al bien común. Cuanta más entidad y cuerpo tengan el ayuntamiento y nuestras empresas municipales, que son de todas y todos y para todas y todos, más mejorarán las condiciones de vida de la ciudadanía. Paso a paso, con esta buena gestión pública, demostramos que Castelldefels está en buenas manos.