¿Por qué se ha roto el acuerdo de gobierno?

El pasado 8 de junio, la alcaldesa de Castelldefels, Maria Miranda, nos retiraba las responsabilidades de gobierno a los regidores de Movem En Comú Podem, materializando así su decisión de romper el acuerdo de gobierno que habíamos firmado hace un año. El motivo de esta ruptura, como habéis podido leer en las redes y a la prensa, es la decisión de la alcaldesa de retirarnos las competencias de Vivienda, Servicios Sociales y Comercio y repartirlas entre el PSC, ERC y JxCat de forma absolutamente unilateral. Una decisión que no compartimos en el fondo pero sobre todo en las formas, puesto que en vez de utilizar el diálogo y la negociación se optó por una forma de hacer política basada en la imposición y el autoritarismo, como ya venía practicando durante el último año.

Sois muchas las personas que estas semanas, en persona o en las redes, me habéis preguntado por esta situación. ¿Cómo puede ser que se rompa un pacto solo un año después de haberlo firmado? ¿Cómo es que la alcaldesa opta por un gobierno en minoría en un momento tan delicado? La respuesta, tan sencilla como dura, es la siguiente: Maria Miranda firmó hace un año un acuerdo de gobierno que no se creía y con el cual no estaba conforme y, una vez investida alcaldesa, se ha visto con la fuerza suficiente para romperlo.

Conviene recordar que después de las elecciones municipales si ninguna fuerza ha conseguido mayoría absoluta, los partidos tienen que sentarse a negociar quién será el alcalde, cuáles serán los socios de gobierno y qué carteras llevará cada formación. Si no hay acuerdo, gobierna la lista más votada, que en Castelldefels tristemente fue el PP. Es por eso que durante las negociaciones de junio del 2019, el PSC sentó a negociar con Movem En Comú Podem y ERC y, fruto de aquellos acuerdos, nuestra organización asumió responsabilidades tan importantes como Urbanismo y Obras, Deportes, Vivienda o Servicios Sociales.

Una vez Maria Miranda fue investida alcaldesa gracias a este pacto de gobierno, la alcaldesa ya no tenía la necesidad de llegar además acuerdos con nosotros, ni siquiera de cumplir lo que habíamos firmado, tal y como ha pasado. Porque sabía que la única forma de reprobarla por sus incumplimientos sería que nosotros diéramos la alcaldía al PP, cosa que sabe que por principios no haremos. Ahora que la alcaldesa ha roto el acuerdo de gobierno, ya puede hacer lo que antes este le impedía: que su partido gestionara las áreas que más le interesaban y, de paso, gobernar sin una formación exigente y nítidamente de izquierdas como la nuestra.

Todo ello es, sin duda, una mala noticia para las izquierdas, y por supuesto que tenemos que hacer autocrítica y tomar nota. Aunque nos hubiera gustado continuar transformando Castelldefels desde dentro del gobierno, también es cierto que nuestra ciudad gana una fuerza a la oposición que fiscalizará el gobierno de Maria Miranda. A partir de ahora, seremos la voz sin complejos de los que defienden que la salida a esta pandemia no puede dejar nadie atrás, y de los que no quieren volver a una “normalidad” llena de precariedad, contaminación y discriminación. Ahora somos más útiles para construir el nuevo Castelldefels que deseamos: un Castelldefels para tod@s.