Por fin, gobierno de coalición progresista

El 2020 ha empezado con una noticia esperanzadora: por fin tenemos gobierno en el Estado. Dejamos de ser la excepción de Europa y pasamos a tener el primer gobierno de coalición desde la recuperación de la democracia. Podemos decir con orgullo que ayuntamientos como el de Castelldefels llevan años marcando el camino, apostando por la cultura del pacto y por el entendimiento de las izquierdas. Ya era hora que estos aires de cambio llegaran también al Estado.

Salimos de una etapa de bloqueo y ahora toca hacer política, poniendo las instituciones al servicio de la gente. Para los vecinos de Castelldefels es una buena noticia que haya por fin un gobierno que pueda dar respuesta a temas vitales como la emergencia climática, el diálogo en Cataluña o la subida del salario mínimo y las pensiones.

Ya tenemos un interlocutor a Madrid con quien tratar las cuestiones que más nos preocupan, como las subidas incontroladas del alquiler, que expulsan a las familias de nuestra ciudad y amenazan la ciudad para todo el mundo que defendemos. Castelldefels es la séptima ciudad más cara de España y la tercera de Cataluña. El Ayuntamiento hará en este mandato una importante apuesta por la vivienda social, pero será del todo insuficiente si no se pone en marcha la regulación de los alquileres que llevamos años reclamando. Tenemos que seguir los pasos de ciudades como Berlín, París y Nueva York o vivir en Castelldefels acabará siendo un lujo al alcance de unos pocos.

El camino que el PSOE y Unidas Podemos emprenden ahora no será fácil ni será perfecto, pero estoy muy segura de que merecerá la pena. Este gobierno progresista nace con enemigos muy poderosos que lo intentarán hacer tambalear. Es por eso que la gente común tendremos que defenderlo con toda la valentía. Celebramos que hemos recuperado la esperanza y deseemos a este nuevo ejecutivo aciertos, que serán los éxitos de todas nosotras.