Las mujeres de Vista Alegre

Prólogo del libro ‘Memorias de las mujeres de Vista Alegre’, un proyecto del Pla de Barris de Vista Alegre

Envuelto entre Agustina de Aragón y Ramon y Cajal, recorriendo por sus arterias la Mezquita de Córdoba, la Giralda o la increíble Alhambra, a ritmo de Manuel de Falla y con versos de Cervantes, todo nos señala que estamos en nuestra pequeña Andalucía, tal y como indican sus propias calles. Es el barrio de Vista Alegre.

En este barrio han germinado muchas historias, de aquellas que ayudan a definir el ADN de nuestra ciudad y de sus barrios. Historias que protagonizan mujeres valientes como las de este libro. Historias que nos hablan de la ciudad de acogida que somos y que siempre hemos sido, una ciudad que alberga con orgullo más de 111 nacionalidades, infinidad de idiomas y todavía más acentos, que aún se oyen por nuestras calles. Y a través de esos sonidos hemos podido escuchar, y vosotros ahora podéis leer, cómo hemos avanzado hacia la ciudad que hoy somos. 

Los avances y la transformación que ha vivido el barrio no nos deben hacer olvidar los orígenes de Vista Alegre, que tan bien nos narran en estas páginas Dolores, Matilde, Josefina, Rosalía, Matilde y María. Ellas aprendieron a querer a su barrio y a luchar por él, muchas veces desde la dificultad que implica migrar desde ciudades y pueblos tan alejados. Y, no lo olvidemos, desde la dificultad añadida de ser mujeres inquietas e implicadas, en un momento en el que ese ímpetu no siempre estaba bien visto. Hablamos de mujeres que levantaron sus casas, que trabajaban –fuera o en el hogar–, que cuidaban de sus familiares y aun así buscaban tiempo para arrimar el hombro, luchar por su barrio y defender sus derechos.

Ellas también han sido las protagonistas de las luchas vecinales que hoy nos dejan unas fiestas referentes en la ciudad, un barrio urbanizado, con calles renovadas, más accesibles, más amables, más verdes y con equipamientos que dan vida al barrio. En definitiva, conquistas en las que ellas también han sido las protagonistas como veréis en las líneas de estas memorias.

La memoria histórica, y en especial explicada por sus protagonistas, nos ayuda a responder a menudo a muchos porqué, a conocer la historia de los barrios que habitamos y a redescubrir nuestros orígenes, algo imprescindible para encaminar el futuro. Un futuro en el que las nuevas generaciones tenemos la obligación de proteger el legado de estas luchadoras incansables, que lo siguen siendo a día de hoy. Este libro es, de alguna manera, nuestro pequeño homenaje para agradecerles su enorme contribución al desarrollo de nuestros barrios y de su gente. ¡Gracias!