¿Cuál es la hoja de ruta para la Olla del Rei?

Por si todavía queda alguien que no lo sepa, la Olla del Rei es la zona húmeda más importante que tenemos en Castelldefels. Una pequeña joya ambiental situada en el entorno de la UPC formada por estanques, bosques de ribera y una importante ornitofauna. Un tesoro natural que empezamos a valorar cuando la ciudadanía, a través de la Plataforma Salvamos la Olla del Rei, se organizó para protegerla de futuras edificaciones. Esta lucha de momento está ganada, pero son muchos los retos que todavía tiene la Olla del Rei. El domingo 2 de febrero hablamos de la hoja de ruta que Plataforma y Ayuntamiento hemos trabajado los últimos meses. Lo hicimos en una paseada que organizamos conjuntamente y me gustaría dejarlas aquí escritas para los que no pudisteis asistir.

En primer lugar, es urgente garantizar que en los espacios de gran valor ambiental de la Olla del Rei no se pueda edificar. Ahora mismo, hay una moratoria que prohíbe hacerlo, y ahora estamos trabajando en una revisión del planeamiento a largo plazo. Se trata de proteger los espacios naturales de más valor y a la vez trasladar la edificabilidad a otras zonas para permitir que se puedan construir edificios de investigación científica, que creo que todos queremos para nuestra ciudad.

Después, tenemos que conseguir mejorar el estado del agua, que ahora mismo es deplorable. En este sentido, toca seguir presionando a la Agencia Catalana del Agua de la Generalitat para que se comprometa a construir una bomba de evacuación de aguas. Una inversión considerable pero que no puede esperar mucho más tiempo. Esta bomba permitirá evacuar las aguas cuando la corredera esté llena evitando más desbordamientos en la Olla. Creo, por suerte, que jornadas como la del domingo ayudan a poner la Olla del Rei en el mapa y a hacer más evidente la necesidad de esta inversión.

De este modo, también pararemos los vertidos de lo que la Plataforma llama el ‘tubo de la vergüenza’. Pero para conseguir esto, también necesitamos hacer efectivo el compromiso del Área Metropolitana de Barcelona, que ha aprobado una partida de 2,8 millones de euros para el colector de la estación de bombeo de residuales hacia la estación depuradora, que también requiere de una reparación después de las inundaciones de Gloria. Esperamos que una vez se ejecute no volvamos a ver episodios como el de la rotura de cañerías que hemos vivido este verano, que ensuciaba nuestras playas.

Estos días hemos visto muchos peces muertos en la Olla. El motivo, como ya sabemos, es la eutrofización y el mal estado del agua. El Ayuntamiento está retirándolos para que no empeoren más las aguas. Y por suerte hemos podido salvar un conjunto de anguilas, que llegaron a la Olla y que ahora las hemos podido devolver a su habitat natural.

También hay que dignificar todo el espacio de la Olla del Rei. Esto pasa, como hemos visto estos días, por retirar los residuos que había. Y es que al final una parte de la Olla se había convertido en un vertedero donde había escombros. Después de mucho trabajo por parte de la UPC y el Ayuntamiento, hemos conseguido que la Generalitat retire estos residuos, y ahora habrá que recuperar este espacio, que habrá quedado bastante devastado.

Otro tema vital es la coordinación entre adminsitracions. Creo que la mayoría de gente no sabe a quién pertenece los terrenos de la Olla del Rei y es normal, porque es uno entramado complejo. Los terrenos son del Incasol (Generalitat), pero están cedidos al Departament d’Universitats y es la UPC quién los gestiona, a través del PMT. Creemos que hay que superar este lío de propietarios y que haya una única voz que lidere la lucha por la Olla del Rei. Ahora lo que estamos trabajando con la UPC es un convenio para ver qué puede hacer cada uno, pero tendríamos que ir un paso más allá y crear un ente gestor donde todos aportemos recursos, experiencia y herramientas para que al final haya un solo liderazgo y una sola voz que esté autorizada a tomar decisiones. Porque si no parecerá que nos continuamos pasando la pelota de unos a otros, y esto solo genera impotencia (también a los políticos, os lo aseguro).

Por último, el día que consigamos proteger la Olla del Rei de posibles edificaciones, garantizar que el agua esté en buen estado y hayamos trabajado para limitar las especies invasoras, nos quedará una gran tarea pendiente. Y quizás la más ilusionante. Nos tocará dar a conocer la Olla del Rei entre la ciudadanía, dinamizarla y aprovecharla al máximo. Un trabajo que tendremos que hacer de la mano de las escuelas de Castelldefels, que son todas escuelas verdes, y de los ciudadanos y ciudadanas concienciados que estáis leyendo estas líneas.